sábado, 12 de septiembre de 2009

MARIO BRICEÑO IRAGORRY:
HISTORIA OCULTA DE UN PASADO VERGONZOSO

Huma José Rosario Tavera

http:
//mariobricenoiragorry.blogspot.com

1. SABÍAS QUE MARIO BRICEÑO IRAGORRY, en 1919, siendo estudiante, es nombrado Director de Política y Encargado de la Secretaria de Gobierno del Estado Mérida, donde presta labores de inteligencia contra el movimiento antigomecista, por esta razón escribió ese mismo año La Falsa Traición de Judas, donde justifica su felonía.

2. SABÍAS QUE MARIO BRICEÑO IRAGORRY, en 1927, es Secretario General y Presidente o Gobernador Interino del Estado Trujillo. El 19 de Diciembre del mismo año, regaló en un acto de lisonja para lucrarse, la Mesa Original donde El Libertador firmó la Proclama de Guerra a Muerte o Guerra Total Declarada por la Vida, al Dictador Juan Vicente Gómez.

3. SABÍAS QUE EN LA MESA HISTÓRICA QUE REGALÓ MARIO BRICEÑO IRAGORRY AL DICTADOR JUAN VICENTE GÓMEZ, nació el Derecho de Gentes, a la Beligerancia, a la Libertad y a la Vida de los trujillenses, venezolanos y americanos.

4. Cómo es posible que se diga que el ladronismo es algo irrelevante y quien se robó la Mesa Histórica tenga que ser salvado; este hecho, hagan lo que hagan, no lo desagravia nada ni nadie.

5. ¿Qué actitud imperialista y posición antipatriota privó primitivamente para que Mario Briceño Iragorry saliera de esta Mesa Sagrada de la Historia Patria? ¿Hasta cuándo usurpación en Trujillo?

6. SABÍAS QUE MARIO BRICEÑO IRAGORRY, fué Director de Política y por ende de la terrorífica represiva policía política: La Sagrada, del Dictador Juan Vicente Gómez, policía terrorista que violó los derechos humanos del pueblo venezolano, principalmente de los estudiantes y que utilizó en las cárceles los cepos, grilletes y grillos para aniquilar millones de vidas.

7. SABÍAS QUE MARIO BRICEÑO IRAGORRY, en 1928, es Presidente del Estado Carabobo, donde reprimió una manifestación revólver en mano, donde murió un estudiante. Este mismo año, le hizo una biografía o apología a Juan Vicente Gómez, que no se atrevió a publicar, aunque le sugirió al sátrapa dictador que le enviara un vehículo a cambio de ésta.

8. SABÍAS QUE MARIO BRICEÑO IRAGORRY,
fué responsable del encarcelamiento de varios líderes estudiantiles que el 15 de Septiembre de 1928, fueron enviados a Las Colonias de Palenque, Guárico (centro de tortura, desaparición y muerte) de orden del General Juan Vicente Gómez.

9. SABÍAS QUE MARIO BRICEÑO IRAGORRY, en 1935, cuando muere Juan Vicente Gómez era Ministro Plenipotenciario de Centroamérica.

10. SABÍAS QUE FELÓN RÓMULO BETANCOURT, en su época de revolucionario llamó públicamente a MARIO BRICEÑO IRAGORRY impostor, mediocre, fariseo, vagabundo, estafador, dual, ambiguo, tibio, porque en San José de Costa Rica se reunía con la ultraderecha.

11. SABÍAS QUE MARIO BRICEÑO IRAGORRY, estuvo en contra de la Generación del 28 y fué el máximo adulante, tartufo o hipócrita y colaborador de las dictaduras de Juan Vicente Gómez y Marcos Pérez Jiménez, así como defensor de la Leyenda Dorada.

12. SABÍAS QUE MARIO BRICEÑO IRAGORRY, se apenaba de la trascendental, libertaria y garante de la vida americana, Proclama de Guerra a Muerte, en su apoyo incondicional al genoetnocida invasor.

13. SABÍAS QUE MARIO BRICEÑO IRAGORRY, llama a su primer hijo Raymond, nacido en Nueva Orleans, Estados Unidos, lo que demuestra su pitiyanquismo crónico; término que proviene de una planta trepadora existente en Puerto Rico, utilizada por primera vez por el trujillense Joaquín Gabaldón Márquez, cuando el alzamiento de la Generación del 28 contra el tirano Juan Vicente Gómez.

14. Si el estadounidense Herbert J. Spinden quien saqueó nuestro Patrimonio Histórico en su visita a Trujillo, desde el 21 hasta el 24 de Febrero de 1916, se le llama ladrón, ¿Cómo se le llamará al trujillano que le regaló la mesa donde se firmó la Proclama de Guerra a Muerte o Guerra Total Declarada por la Vida, al dictador Juan Vicente Gómez, en un acto de genuflexión, lisonja y alabanza para lucrarse.

15. SABÍAS QUE MARIO BRICEÑO IRAGORRY, donó a Panamá, cuando era Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de Venezuela en ese país, la Tabla de la Mesa en la cual comieron El Libertador Simón Bolívar Palacios y el General Pablo Morillo en Santa Ana, el 27 de Noviembre de 1820.

16. SABÍAS QUE MARIO BRICEÑO IRAGORRY, es la imagen de la historiografía positivista, mecanicista, etnocentrista, reduccionista, discriminante, excluyente y reaccionaria.

17. El problema no es el cambio de un nombre, por el contrario, es la máxima expresión de la lucha de clases en Trujillo, manifestada en principios, intereses, necesidades, deseos y fines colectivos.

18. PREGUNTA A MARIO BRICEÑO IRAGORRY: ¿En qué momento se le ocurrió ese bajo instinto criminal de regalar lo que no era de él?

19. PREGUNTA A MARIO BRICEÑO IRAGORRY: ¿Qué pensaba cuando apoyó por décadas a una de las dictaduras más crueles de América Latina y el Mundo, la del sanguinario Juan Vicente Gómez, que persiguió entre otros, a hombres de las letras como Antonio Arráiz con su Obra Puros Hombres, José Rafael Pocaterra con su Obra Memoria de Un Venezolano de la Decadencia y Pío Tamayo con su Obra Sobre el Humanismo y el Marxismo, comparable con las del político peruano Augusto Bernardino Leguia, quien persiguió al escritor revolucionario José Carlos Mariátegui; la del General Cubano Gerardo Machado Morales, asesino intelectual del líder Julio Antonio Mella y la del General Anastasio Somoza, asesino del Libertario Augusto César Sandino?

20. No hay que confundir a MARIO BRICEÑO IRAGORRY que lo único que hizo para Trujillo fué una Plaza al Genoetnocida Sancho Briceño, con el otro historiógrafo MARIO BRICEÑO PEROZO, quien al menos dejó una obra en Trujillo, en el período 1958 – 1959, entre las que resaltan: El Centro de Historia, el Ateneo de Trujillo, la Iglesia Chiquinquirá, los Sectores El Matacho, Carmona, El Calvario, Avenida General Isaías Medina Angarita; las Escuelas “Rosario Carrillo Heredia”, “Mario Briceño Iragorry”, “Juan Bautista Carrillo Guerra”, “Américo Briceño Valero”.

jueves, 10 de septiembre de 2009

Excepto Lo Que Haya Que Exceptuar Año 31

NO ES UNA INFAMIA, SINO UNA VERDAD PROBADA

Huma José Rosario Tavera

“El traidor es el que proveniente del pueblo
no lucha por éste y se identifica
con los que tienen el poder,
manipulan la opinión pública y
someten por la represión
a las mayorías por sus designios”.

“No podemos aplaudir la traición,
la deslealtad, la corrupción y el delito”.

“La humanidad debe sacudirse
de las cadenas mentales y materiales,
de los condados, ducados, marquesados,
principados, reinados e imperios;
esas ridiculeces de sangre azul,
casta y abolengo tienen que ser
sepultadas por la Historia”.

“Hasta que no acabemos a los “dioses”
del pasado, presente y futuro,
no tendremos conciencia,
revolución, ni libertad”.

“La imagen deteriorada de Trujillo
no es culpa de ninguna superstición,
léase la mano del Tirano Aguirre,
sino de la insulsa trujillanidad”.

“De cara al Sol desmantelaremos
o expropiaremos día a día sus estructuras
y el discurso explotador, opresor y empobrecedor
y nos sacudiremos definitivamente
la camisa de fuerza y el camisón prestado”.

Mario Briceño Iragorry era partidario de algunas Ideas de Frederich Nietzsche y luego se hizo Gomero, militar y civil, bondad y maldad, ateo y creyente, ortodoxo y pragmático, asistido por la doble moral de honrado y corrupto, de demócrata y dictador sin definición en su escritura y práctica, durante toda su existencia no se descubrió quien era. Tomó al calco y copia del griego estoico Epícteto, nacido en el Siglo I de nuestra Era, sus máximas recogidas por su discípulo Flavio Arriano, el Manual de Epícteto. Ocupó la Dirección de Política, Secretario General y varias Gobernaciones o Presidencias de Estado durante la tenebrosa dictadura de Juan Vicente Gómez. En 1919, siendo estudiante, es nombrado Director de Política y Encargado de la Secretaria de Gobierno del Estado Mérida, donde presta labores de inteligencia contra el movimiento antigomecista, por esta razón escribió ese mismo año La Falsa Traición de Judas, donde justifica su felonía. En 1920, se gradúa de Abogado en la Universidad de Los Andes (ULA). En 1922, se gradúa en Ciencia Política en la Universidad Central de Venezuela (UCV).

En 1927, es Secretario General y Presidente o Gobernador Interino del Estado Trujillo. El 19 de Diciembre de 1927, regaló en un acto de lisonja para lucrarse, la Mesa Original donde El Libertador firmó la Proclama de Guerra a Muerte o Guerra Total Declarada por la Vida, al Dictador Juan Vicente Gómez.

Esta es la Historia oculta de un pasado vergonzoso. El Doctor Mario Briceño Iragorry como se señala anteriormente fué Director de Política y por ende de la terrorífica represiva policía política: La Sagrada, del Dictador Juan Vicente Gómez, policía terrorista que violó los derechos humanos del pueblo venezolano, principalmente de los estudiantes y que utilizó en las cárceles los cepos (madero que fijo a la pierna del prisionero le sirve de prisión), grilletes (arco de hierro con un perno que asegura una cadena y se sujeta a la garganta del pie de un prisionero) y grillos (conjunto de dos grilletes con un perno común que se coloca a los presos para impedir el movimiento) para aniquilar millones de vidas. Los grillos utilizados por Juan Vicente Gómez se clasificaban en: Castreros, Gomeros y Quédate ahí mismo; la Sagrada no usaba casquillos en los caballos para no hacer ruido, así como tampoco usaban el mosquetón. Entre los esbirros de La Sagrada, encontramos: Rafael M. Velasco, Elías Sayago, Jorge García, Ismael Cárdenas, Alfonso Martínez M., Carlos E. Fernández, Alfredo Yánez, Hugo Vivas “Chinela Paredes” y hermanos Guerra Bello.

En 1928, es Presidente del Estado Carabobo, donde reprimió una manifestación revólver en mano; en ésta murió un estudiante. Este mismo año, le hizo una biografía o apología a Juan Vicente Gómez, que no se atrevió a publicar, aunque le sugirió al sátrapa Juan Vicente Gómez que le enviara un vehículo. Fué responsable del encarcelamiento de varios líderes estudiantiles que el 15 de Septiembre de 1928, fueron enviados a Las Colonias de Palenque, Guárico (centro de tortura, desaparición y muerte, relatado en la Novela Casas Muertas de Miguel Otero Silva) de orden del General Juan Vicente Gómez. En 1935, cuando muere Juan Vicente Gómez era Ministro Plenipotenciario de Centroamérica. En 1942, cuando publica la Obra El Caballo de Ledesma, lo que hace es exaltar lo caballeresco y emular y justificar la conquista genocida, porque cuando Amyas Preston llega a Caracas, Alonso de Ledesma es encontrado muerto según relato que hace Henry Georget; recordemos que el pirata Amyas Preston anduvo acompañado con el corsario Francis Drake. En 1944, es Gobernador del Estado Bolívar, durante el Gobierno del General Isaías Medina Angarita, se revistió de Medinista, apoyó con su presencia en Miraflores, al renegar cobardemente, a viva voz, que no estaba con Rómulo Gallegos, cuando derrocan al Doctor Rómulo Gallegos, en su apoyo incondicional a la naciente Dictadura de Marcos Pérez Jiménez, quien lo nombró Embajador en Colombia, demostrando su demagogia, oportunismo, ventajismo, arribismo, trepador (el mismo se retrató en la Obra Los Riberas, escrito en Madrid, en la Primavera de 1957) y sus dotes de camaleón. Pasó de Conservador, hombre de Derecha, a coquetear con la Izquierda. En San José de Costa Rica se reunía con la ultraderecha, que hasta el propio Rómulo Betancourt, en su época de estudiante revolucionario, le detestó esta actitud fascistoide; por más que aduló a los líderes que posteriormente firmaron el nefasto, entreguista y proimperialista Pacto de Punto Fijo, el 31 de Octubre de 1958, Jóvito Villalba, Rafael Caldera y Rómulo Betancourt, se peleó con este último quien lo llamó públicamente impostor, mediocre, fariseo, vagabundo, estafador, dual, ambiguo, tibio; luego buscó acercarse paracaidistamente a los soviéticos. Fué subvencionado o financiado por la tenebrosa dictadura de Juan Vicente Gómez durante 16 años.

Mario Briceño Iragorry estuvo en contra de la Generación del 28, fué el máximo adulante, tartufo o hipócrita (Jean Baptiste de Moliére, llamado Poquelin), Fouché (Joseph) y colaborador de las dictaduras de Juan Vicente Gómez y Marcos Pérez Jiménez (al principio), así como defensor de la Leyenda Dorada. Fué éste según estos hechos el Pedro Estrada (dirigió la Seguridad Nacional, SN, durante el Gobierno de Marcos Pérez Jiménez) del régimen del violador de los derechos humanos Juan Vicente Gómez. Se apenaba de la trascendental, libertaria y garante de la vida americana, Proclama de Guerra a Muerte, en su apoyo incondicional al genoetnocida invasor que destruyó a nuestros ancestros Kuikas, apoyando la matanza de millones de seres humanos por el Imperio Español. Su primer cargo burocrático en el exterior es como Cónsul de Nueva Orleáns. Llama a su primer hijo Raymond, nacido en Estados Unidos, lo que demuestra su pitiyanquismo crónico; término que proviene de una planta trepadora existente en Puerto Rico, utilizada por primera vez por el trujillense Joaquín Gabaldón Márquez (dato aportado por su sobrino, el escritor Edgar Gabaldón Márquez), cuando el alzamiento contra el tirano Juan Vicente Gómez, conocido como Generación del 28. Joaquín Gabaldón Márquez también era tío del mencionado saqueador del Patrimonio Histórico Cultural nada más y nada menos que del Libertador Simón Bolívar Palacios y de los trujillenses, venezolanos y americanos.
Si el estadounidense Herbert J. Spinden saqueó nuestro Patrimonio Histórico en su visita a Trujillo, desde el 21 hasta el 24 de Febrero de 1916 y se le llama ladrón, cómo se le llamará al trujillano que le regaló la mesa donde se firmó la Proclama de Guerra a Muerte o Guerra Total Declarada por la Vida, al bagre Juan Vicente Gómez, en un acto de genuflexión, lisonja y alabanza para lucrarse, infame se congratulo al donar a Panamá, cuando era Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de Venezuela en ese país, la Tabla de la Mesa en la cual comieron El Libertador Simón Bolívar Palacios y el General Pablo Morillo en Santa Ana, el 27 de Noviembre de 1820; mesa que obtuvo de los herederos del Señor Perdomo, dueño de la casa donde se efectuó el banquete, como consta por escritura otorgada por ante el Juez de Santa Ana, el 27 de Mayo de 1930.

Los corruptos, delincuentes, racistas, todos de cuello blanco, ignoran a un ser humano tan trascendental para la Patria, como lo fue el General Post Mortem Antonio Nicolás Briceño, quien redacto, corrigió y entregó al Congreso de la Primera República, la Primera Constitución de Venezuela, el 21 de Diciembre de 1811, precursor de la Proclama de Guerra a Muerte o Guerra Total Declarada por la Vida y uno de los jurisconsultos más ilustres en la defensa, independencia y libertad de la Patria, quien entregó su vida al ser fusilado, con apenas 31 años.

Estos neófitos de oficio, seguidores de facinerosos, pillos, truhanes, granujas, vestidos de santos, qué autoridad moral pueden esgrimir cuando son los mismos que se oponían, para citar un solo ejemplo, al logro del Núcleo Universitario “Rafael Rangel” (NURR), a quien ahora usufructúan parasitariamente en su estructura académica por amiguismo, compadrazgo, familiaridad y politiquería, dañándolo; recordemos que nos llamaron los malos hijos, desadaptados y subversivos de Trujillo. Siempre han utilizado el chantaje, la extorción y la acusación para intimidar a los demás en un acoso permanente. Estos farsantes ya conocidos por nuestra ciudadanía, aislados y repudiados, como unos vividores de oficio, símbolos de la corrupción, tienen en sus disminuidos espíritus un Trujillo al revés. Han ocupado casi todas las esferas del poder y con sus conductas perversas, crápulas y viciosas, por ende anticiudadanas, son culpables y responsables directos de la destrucción de nuestra ciudad, porque todo el mundo se pregunta ¿Qué hicieron en positivo cuando fueron gobernantes? Y en lo negativo, la mayoría de éstos tienen expedientes por sus crímenes contra el erario público.

Cómo será el descaro, que sus empresas pagaban las nóminas de sus trabajadores con dinero del Ejecutivo Regional y Municipal; lo mismo que vendían los terrenos municipales y terminaban adjudicándoselos ellos.

Mario Briceño Iragorry es la imagen de la historiografía positivista, mecanicista, etnocentrista, reduccionista, discriminante, excluyente, anacrónica y reaccionaria.

Mario Briceño Iragorry con la entrega de la mesa que no era de su peculio, sino un bien público de la nación, cometió un Crimen Lesa Humanidad contra el gentilicio trujillense y lesionó su patrimonio histórico, cultural, identidad y folklore, por esta razón o hecho es indefendible, porque no es un simple error, sino una podredumbre, pusilánime y aberración premeditada por alcanzar un cargo burocrático. Porque nuestras necesidades no pueden estar por encima de la seguridad de los demás, no hay excusas por más causas que existan, para comerciar de una manera mercenaria con nuestro acervo histórico, de lo contrario actuaríamos como criminales morales y sin principios racionales, y nuestra imaginación no puede arreglar o componer esa infausta realidad.

Quien lo defienda, está defendiendo al verdadero enemigo de Trujillo y pertenece a su misma calaña, porque estos en su trujillanidad han secuestrado Monumentos (La Paz, no puede continuar en manos privadas, tiene que pasar al Ejecutivo Regional), Fundaciones (Centro de Historia, Ateneo, Biblioteca y Conservatorio Musical), la Verdad, la Opinión Pública, la Libertad de Expresión y otros. Esta mafia, rosca y cofradía se adueñó, apoderó, aisló y secuestró estas instituciones.

Los que pueden defender a éste como escritor, no han leído profundamente su obra reaccionaria, sobreviven de ella para darse ribetes de intelectuales.

La razón nos asiste, acúsennos de lo que nos acusen, digan lo que digan, piensen lo que piensen todo será en vano; por este motivo invitamos a los trujillenses a abrir la mente y su corazón, para romper con estas falaces personalidades “ilustres” que no han permitido el avance y progreso de nuestra querida Tierra, la Patria Chica, como lo señaló por primera vez el Cronista Carachense Pedro de Santiago.

La irreversibilidad del hecho irresponsable que desde todo punto de vista es una verdadera infamia, deshonra, vergüenza pública y oprobio de Mario Briceño Iragorry para la mentalidad trujillense. Es un acto de ilegalidad por los principios, derechos e intereses que violó al ejercer esta acción temeraria o evidentemente infundada en la situación jurídica subjetiva, que perjudica o lesiona por su investidura de autoridad administrativa y cómo se hizo valer de este recurso histórico cultural, es decir, la entrega de la Mesa donde se firmó la Proclama de Guerra a Muerte o Guerra Total Declarada por la Vida para los trujillenses, venezolanos y americanos, donde nació el Derecho de Gentes, a la Beligerancia, a la Libertad y a la Vida. Su actuación personalista, individualista, irrespetuosa, violando el Código Civil, no borrará jamás esta calumnia, egoísmo, envidia y mala intención del susodicho. Ese acto no se puede impugnar, no tiene prelación en el espacio tiempo. ¿Quién ofende más el que señala este aberrante hecho o el que lo hizo impunemente?

¿Acaso la documentación de Francis Benet, Guía General de Venezuela, no cuenta, que es una prueba o evidencia irrefutable? No es el incumplimiento de sus obligaciones legales y específicas de este funcionario metamorfósico, al sustraer la mesa que no era de él, sino un bien público y regalarla por su ascenso personal. Este crimen o robo no amerita opiniones diferentes, ningún maniqueísmo. No hay dudas al respecto, por esta razón no hay que aplaudirlo, sino condenarlo a él y a todos sus corifeos que han vivido amparados en el academicismo de su triste fama. Así sea una cucharilla que se sustraiga o robe, venda o regale del Patrimonio Histórico del Libertador Simón Bolívar Palacios y Venezuela no puede quedar sin castigo. Esta acción denigrante no tiene nombre y no hay perdón posible, no hay delito impune, éste no prescribe.

Sería un adefesio defender a este figurín, patiquín de la tiranía y politicastro de la historia regional, porque no hay ninguna circunstancia, situación ni justificación para lesionar el Patrimonio Histórico de un país.

Cómo es posible que se diga que el ladronismo es algo irrelevante y quien se robó la mesa tenga que ser salvado; qué otro bien histórico no se sustraería, a caso sufría de cleptomanía, esta malversación de la mesa histórica no la desagravia nada ni nadie y hagan lo que hagan; si otro trujillense hubiese cometido ese delito sería un bastardo para ellos.

Si a la Junta Directiva del Centro de Historia no le parece extraño ni penable que se robe y saquee el Patrimonio Histórico Cultural de Trujillo y Venezuela, las autoridades y la comunidad trujillense en general debe estar muy alerta, porque estamos seguros que si avalan este delito, ellos también serían capaces de delinquir contra este acervo histórico cultural y otras propiedades que estén bajo su responsabilidad.

Quienes han sido y son los enemigos anti Trujillo son estos intelectualillos engañadores que se creen dueños hasta de las personas, en una relación Amos Esclavos. En definitiva lo que representa nuestra Verdadera Historia Trujillense los aterra, sin estas negativas presencias en nuestro lar nativo, Trujillo no se va a caer a pedazos, nadie es imprescindible, sino que visiten el Cementerio “Buen Pastor” y lo verifiquen; los huesos de los pobres se confunden con los de los ricos.

La ignorancia crasa, raya en lo estúpido cuando miembros de la Directiva del Centro de Historia sostienen que el Doctor y General Antonio Nicolás Briceño era un iletrado y echa plomo y todo por su actitud traidora, reaccionaria y antihistórica hacia los hechos que nos dieron la Jurisprudencia Constitucional, el Derecho Humanitario Internacional y la Diplomacia Mundial, asimismo el ser trujillenses, el ser venezolanos y el ser americanos.

Cómo pueden querer a Trujillo, si ni siquiera son de nuestro terruño, simplemente están asalariados aquí, lo detractan, odian e ignoran, su historia apenas la deletrean, son unos analfabetas inorgánicos.

Quienes hoy defienden a estos tipos de corruptos, aun conservan los gérmenes de la esclavitud, que aun cuando se les diera la libertad, preferirían las cadenas.

Por qué no forman una alharaca cuando se ofende la memoria del Libertador Simón Bolívar Palacios en los medios que manipulan la opinión pública. Otra cosa, cuando se investiga la Verdadera Historia de Trujillo, estos incultos, barnizados de intelectuales, no esgrimen ideas, planteamientos, razonamientos, juicios valorativos, sino se dedican a lanzar improperios, descalificaciones, desprestigios, calumnias y canalladas.

No hay que confundir a este mercachifle que lo único que hizo para Trujillo fué una Plaza al Genoetnocida Sancho Briceño, con el otro historiógrafo Mario Briceño Perozo, quien al menos dejó una obra en Trujillo, en el período 1958 – 1959, entre las que resaltan: El Centro de Historia, el Ateneo de Trujillo, la Iglesia Chiquinquirá, los Sectores El Matacho, Carmona, El Calvario, Avenida General Isaías Medina Angarita; las Escuelas “Rosario Carrillo Heredia”, “Mario Briceño Iragorry”, “Juan Bautista Carrillo Guerra”, “Américo Briceño Valero”.

Reflexión Final

¿Por qué ocultar, callar, esconder esta realidad, verdad, deuda o agravio, por más oscura, ignominiosa e insólita que parezca? ¿Qué actitud imperialista y posición antipatriota privó primitivamente para que Mario Briceño Iragorry saliera de esta Mesa Sagrada de la Historia Patria? ¿Hasta cuándo usurpación en Trujillo?

¿Por qué se ha tomado por un grupúsculo de elementos a éste, como paradigma o ejemplo, impuesto, cuando en su escritura es racista, reaccionario, clasista, en su carrera política un dictador, burócrata y jerárquico? En sí tránsfuga, que en toda su obra historiográfica defiende al genoetnocidio, esclavismo y oscurantismo del Imperio Español en todo el Continente Americano.

El problema no es el cambio de un nombre, por el contrario, es la máxima expresión de la lucha de clases en Trujillo, manifestada en principios, intereses, necesidades, deseos y fines colectivos.

Abajo el telón de la corrupción física, espiritual y mental, se desenmascararon, caen las caretas.

Pasemos la página, sigamos nuestra lucha por reescribir nuestra Historia.

“El Límite entre la genialidad y la locura, son mínimas o nulas”, Sigmund Freud.

jueves, 3 de septiembre de 2009

Excepto lo que haya que exceptuar Año 30

¿CUÁL ES LA VERDADERA MESA?


Huma José Rosario Tavera

¿Dónde se encuentra la mesa original, en Maracay, Caracas o en el Exterior?

¿Por qué se atentó por prebendas personales contra nuestro Patrimonio Histórico, Identidad y Cultura?

El Francés Francis Benet, estuvo en Trujillo a finales de la década de 1920, fotografió la mesa original donde se firmó la Proclama de Guerra a Muerte.

Este escritor francés señaló al Doctor Mario Briceño Iragorry, de haber regalado, negociado, vendido o entregado en un acto de lisonja, la mesa original al dictador Juan Vicente Gómez, el 19 de Diciembre de 1927, valiéndose de la investidura de Director de Política, Secretario General y Presidente Interino del Estado, quien dirigía la tenebrosa Policía Política de Juan Vicente Gómez “La Sagrada”; cabe destacar que esta policía torturaba, asesinaba, desaparecía y cometía toda clase de injusticias, desafueros y crímenes; para esa época hombres de las letras como Antonio Arráiz con su Obra Puros Hombres, José Rafael Pocaterra con su Obra Memoria de Un Venezolano de la Decadencia y Pío Tamayo con su Obra Sobre el Humanismo y el Marxismo, estuvieron presos en sus mazmorras.

Por lo tanto, la mesa que se encuentra en el Centro de Historia no es ni siquiera una réplica, llanamente es falsa, porque no corresponde con la fotografiada por Francis Benet en 1927, demostrándose que se derrumban los ídolos con pies de barro.

La mesa que se encuentra actualmente en el Centro de Historia se abre y se cierra, es una Mesa estilo de Credencia.

Credencia quiere decir mesa o repisa que se pone inmediata al altar, aparador en que ponían los frascos de vino y de agua de que había de beber el Rey o alguna persona principal.

Igualmente el Doctor Mario Briceño Iragorry hizo donación como Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de Venezuela en Panamá, de la Tabla de la Mesa en la cual comieron El Libertador Simón Bolívar Palacios y el General Pablo Morillo en Santa Ana, el 27 de Noviembre de 1820; mesa que obtuvo de los herederos del Señor Perdomo, dueño de la casa donde se efectuó el banquete, como consta por escritura otorgada por ante el Juez de Santa Ana, el 27 de Mayo de 1930.

La obra de Francis Benet: Guía General de Venezuela, 1929, fué confeccionada en los Talleres de la Casa Oscar Brandstetter de Leipzig, Alemania; se empezó el 10 de Enero de 1929 y se culminó el 9 de Febrero de 1929; son publicados 5.000 ejemplares y llegan al país el 2 de Mayo de 1929, el primer tomo y el 16 de Mayo de 1929, el segundo tomo.

miércoles, 2 de septiembre de 2009

2 de Septiembre de 1811
Primera Constitución de Trujillo

Benito Flores Sáez,
Coordinador
Colegio de Cronistas Parroquiales

“Cada generación debe repensar la historia:
Los hombres envejecidos se la entregan corrompida,
acomodando los valores históricos al régimen
de sus intereses creados; es obra de los jóvenes
transfundirle su sangre nueva,
sacudiendo el yugo de las malsanas idolatrías.
La historia que de tiempo en tiempo
no se repiensa, va convirtiéndose
de viva en muerte. . .”.
José Ingenieros.

El Estado Trujillo, durante la época de la Independencia jugó un papel importante y sin lugar a dudas fue el epicentro de la lucha por la libertad, prueba de ello es que la Primera Constitución de Trujillo, del 2 de Septiembre de 1811, se aprobó primero que la Primera Constitución de Caracas, el 21 de Diciembre de 1811.

Los Trujillenses debemos tener el orgullo y la autoestima en alto, porque somos uno de los estados con la historia más intensa y extensa del territorio nacional, y el reto que tenemos en este momento es volver a llevar a la Comuna Kuikas, hoy Estado Trujillo, al sitial de honor que ocupó durante en la Independencia.

Se hace necesario conocer la Historia de la Independencia, porque esta es la época de oro, diamante y platino, lamentablemente ignorada por gran parte de la población y por esta razón estaremos estudiando nuestra Primigenia Constitución.

Trujillo se había declarado autónomo el 11 de Junio de 1810 y 84 días después elabora su primera constitución, la cual tenía una estructura conformada por 9 títulos, los cuales son: Título Primero de la Religión Católica, se divide en 4 Capítulos; Título Segundo del Poder Provincial, en 13 Capítulos; Título Tercero de la Formación de Gobierno, en 3 Capítulos; Título Cuarto del Cuerpo Superior de Gobierno, en 10 Capítulos; Título Quinto del Cuerpo Municipal o de Cabildo, en 6 Capítulos; Título Sexto del Tribunal de Apelaciones, en 2 Capítulos; Título Séptimo de las Milicias, en 8 Capítulos; Título Octavo del Juramento que deben prestar, en 3 Capítulos y Título Noveno de los Establecimientos Generales, en 15 Capítulos.

Entre los firmantes de este documento histórico se encuentran: Como elector representante del partido capitular de Tru­jillo y Presidente del Congreso Electoral: Manuel Delgado, Secretario del Congreso Electoral: Francisco Miguel González, representante del pueblo de Betijoque: Angel Mendoza, elector de la Villa de Carache: José Miguel de La Bastida Briceño, elector representante del pueblo de Mendoza: Francisco Rosario, elector de la Villa de Boconó: José Juan Betancourt, representante de la Parroquia de Motatán: José de La Cruz Matheus, elector del pueblo de La Mesa: Pedro Vicente Briceño, elector representante del pueblo de La Puerta: Francisco Antonio de La Bastida Briceño, representante del pueblo de Niquitao: José Lorenzo Briceño, representante del pueblo de Tostós: Domingo Uzcátegui, representante del pueblo de Siquisay: Fernando Barreto, representante de la Villa de Escuque: Domingo J. Peña, representante de la Parroquia de Burbusay: Pedro Pablo Valera, elector representante del pueblo de Burrero: José Ignacio González, representante del pueblo de Santa Ana: Matías Perdomo, representante del pueblo de San Jacinto: Domingo Gómez, representante del pueblo de San Miguel: Juan José Briceño, elector del pueblo de Jajó: José Bonifacio González.

Debemos recordar que la Proclama de La Libertad, es un anexo a la Primera Constitución de la Provincia de Trujillo y fue redactada por el Padre Francisco Antonio Rosario, Doctor Juan Llavaneras, Doctor Bartolomé Monzant y el Ciudadano Miguel Ignacio Briceño.

Finalmente, queremos presentar el texto de la Proclama de la Libertad, el cual expresa lo siguiente:

Proclama de La Libertad

Trujillanos de la Confederación de Venezuela: habéis entra­do ya en el verdadero goce de vuestra Libertad, de este don inapreciable de la naturaleza, que tantos años ha, se os había usurpado. El plan de Constitución que se ha fijado, por los representantes de vuestra autoridad, es un argumento nada equívoco de la reintegración de vuestros derechos. Trujillo antiguamente degradado, ocupa ya el lugar que le corresponde según el orden de dignidad política; y los que ejercen el poder provincial, acaban de decretar pena de muerte contra la tiranía y la opresión. La Patria deberá a vosotros su futura felicidad, si os esforzáis en cumplir los deberes de la sociedad: éstos consisten, en prestar una absoluta sumisión a las leyes, obedecer y respetar a las autoridades constituidas, contribuir a los gastos públicos, y hacer por la Patria, si es necesario, el sacrificio de los bienes y de la vida. Pero, ¡Cuanto es de temer, fieles Trujillanos, que una equivocada inteligencia de los derechos de vuestra Libertad, sea un padrastro que oprima y degrade a la Patria!. Sois libres: pero no para vivir sin ley; antes bien, para sujetaros a ella; tenéis igualdad de derechos; pero no para hacer una confusión que trastorne e interrumpa el orden social vosotros seríais, sin duda, enemigos declarados de la sociedad, si violaseis abiertamente la Ley y subvirtieseis el orden establecido por ella entre los ciudadanos; la felicidad de la Patria, a quien debéis vuestra existencia política, sería sacrificada al capricho e interés de sus mismos hijos. Una Ley suave, un Gobierno justo, unos Magistrados benéficos y equi­tativos que aseguren vuestra quietud y vuestros derechos, son las ventajas que os ofrece en la presente crisis el sistema de Independencia de Venezuela.

¡Trujillanos!, Apreciad este bien como corresponde; amad vuestra Libertad; trabajad incesantemente para hacerla conservar en vuestra descendencia; abominad todo lo que se dirija a trastornar el buen orden esta­blecido en esta Provincia; y persuadíos finalmente que, la conservación pura de nuestra Sagrada Religión, la absoluta sumisión a las leyes y a la presente Constitución, respeto y obediencia a las autoridades constituidas, la Unión y el verda­dero patriotismo, serán los fundamentos que hagan custodiar el sistema y vuestra perpetua felicidad.