miércoles, 18 de noviembre de 2009

Coronel Miguel Vicente Cegarra

Huma José Rosario Tavera

Nació en Burbusay, el 24 de Septiembre de 1790. Es uno de los Héroes del Combate Campal de Las Trincheras en Betijoque, el 1 de Junio de 1813; Combate Campal de Escuque, el 2 de Junio de 1813; Combate Campal de El Colorado en Escuque, el 3 de Junio de 1813; Batalla Campal de Ponemesa en Betijoque, el 4 de Junio de 1813; Combate Campal de Los Higuerones o Higuerotes en Bolivia, el 12 de Junio de 1813; Combate Campal de Los Cuarteles en Carache, el 13 de Junio de 1813; Batalla Campal de Agua de Obispo en Carache, el 18 de Junio de 1813; Batalla Campal de Niquitao en Boconó, el 2 de Julio de 1813.

Se casó con Rosalía Caro, con quien procreó al Licenciado en Derecho Gregorio Antonio Cegarra, posteriormente Rosalía Caro muere y éste se casa de nuevo con la Capitana Dolores Briceño Valbuena, hija del Coronel Pedro Fermín Briceño y sobrina del Doctor y General Antonio Nicolás Briceño.

En los años 1813 y 1814, emigró a la Nueva Granada con el General en Jefe Rafael Urdaneta Faría.

En 1815 huye hacia Jamaica y Haití al lado del Libertador; se incorpora a las Expediciones de Los Cayos de San Luis y Jacmel que parten a Venezuela, el 31 de Marzo y 21 de Diciembre de 1816, respectivamente; en Guayana realizó una actividad revolucionaria total; se incorporó al Batallón Dragones de Apure; alcanza el grado de Capitán; por órdenes del Libertador deserta del Ejército del General en Jefe Carlos Manuel Piar, en esta acción lo acompañó Joaquín Durán, quienes huyen con el Escuadrón Dragones de Caracas.

En 1819 atraviesa el Páramo de Pisba, combatió en Casanare, Corrales, Gameza, Bonza y Boyacá.

En 1820, El Libertador le ordena abrir La Pica de San Camilo, en la vía hacia San Cristóbal.

Con 300 hombres al mando sale para Barinas como uno de los Jefes Civiles y Militares de Occidente, en sustitución del Héroe de Boyacá, quien había partido para unirse a “El Ilustre Brillante”, en la campaña disuasiva, sorpresa y engaño, al aplicar el Arte de La Guerra, antes de la Batalla de Carabobo; después de combatir en ésta, pelea en Puerto Cabello, se enferma gravemente de paludismo.

En 1826, obtiene el grado de Coronel, de manos del General Francisco de Paula Santander.

Muere el 24 de Abril de 1848, en Mérida, por las heridas provocadas por unos gusanos de monte, cuando se encontraba fugitivo en La Ceiba, muriendo de septicemia, con el grado de Coronel y después de su muerte es nombrado General Post Mortem. Sus restos se encuentran en la Iglesia Parroquial de Boconó.